Archive for the ‘reflexion’ Category

2501 palabras sobre libertad

mi1erescritoriolinux.png

Quienes han seguido este blog desde sus inicios por allá del 1ro de abril de este año, me darán la razón de que suelo privilegiar el texto sobre la imagen, y son pocas las que podrían encontrar de dar un repaso en el historial de estas memorias. Las que han aparecido tuvieron su justa necesidad como aquella del chamaco gondolero en el Paseo Santa Lucía y algunas otras. La que observan aquí arriba también la tiene.

Haciendo un breve repaso de lo que es la computación desde luego que con algunas lagunas en el mismo, podemos decir que ésta toma fuerza entre los usuarios comunes -aclaro que desde los 70’s y hasta la fecha universidades, empresas y corporaciones han trabajado con el robustísimo UNIX- con la aparición del famoso DOS, que algunos llegamos a usar incluso -algunos los más viejos, jeje-: una ventanita negra con letras en amarillo, verde o blanco donde hacías algunas cosas como crear archivos de texto, bases de datos, y servía de plataforma a programas muy rústicos. Windows, la evolución de este DOS adquirido por Microsoft hizo su aparición en 1985 en su versión 1.0 pero no fue sino hasta 1990 con la versión 3.0 cuando empezó a proliferar por su comoda interfaz de ventanitas -por las que lleva su nombre- y acumular un repertorio sencillo pero eficaz de aplicaciones para el servicio tanto personal como profesional. En esta época, fines de los ’80s y principios de los ’90s se multiplicaron las escuelas de computación donde el software enseñado era precisamente el incluido en Windows, el software que escuelas y universidades instalaban en sus equipos era Windows, la solución computacional por las que optaron las empresas fue Windows, y así comenzamos la era de la esclavitud tecnológica de Microsoft. Windows siguió transformándose, siendo su metamorfósis a Windows 95 un aliciente más a la windowzisación computacional. Windows 95 tuvo la gran ventaja que aprovechó el crecimiento del naciente Internet -insisto, naciente para la gente en general, más ya utilizado en empresas y universidades con anterioridad-. Con el aumento de personas ya instruidas en computación, muchachos que a principios de los noventas se capacitaron con windows 3.0 y ya con la capacidad monetaria para comprarse una computadora, los precios se abaraton, la cantidad de programas para infinidad de cosas se multiplicó, el internet se volvió un instrumento de comunicación en la vida de muchos, y todo esto sucediendo bajo el soporte Windows, el cual fue cambiando de apeido (98, ME, 2000, XP…) en un intento de corregir los múltiples errores que tenía y que volvían una hora de computación en todo una odisea entre pantallazos azules, aplicaciones trabadas, ¡virus! y demás linduras que le acompañan; al grado que para todos es común (y hasta la fecha) la utilización del atajo de escritorio: Ctrl-alt-supr para mandar a volar todo. Otro hábito que se volvió muy común, y nadie me lo va negar, es el estar guardando constantemente los trabajos que estás realizando, porque en verdad no sabías cuando el sistema te iba a traicionar y el correr al mismo tiempo Word, ver una sencillita página de internet -no como las de ahora- y abrir el solitario fuera a provocarle una indigestión. En los últimos años, debo reconocer, muchos de las fallas ha disminuido, considerando también que los equipos han mejorado en capacidad y a que nos hemos vuelto más precavidos (poca gente se atreve a tener muchas aplicaciones abiertas).

La gota que derrama el vaso es sin duda la aparición oligárquica del multimencionado Windows Vista, que dejando de lado todos los requerimientos técnicos que neceista para funcionar decentemente y la multitud de fallas que presenta, además de haber revuelto todo lo que con empeño se habían esmerado en enseñar a la gente respecto a la organización de las carpetas, instalación y desinstalación de software, extensión de los archivos de la paquetería Office 2007 (imposible de abrir convencionalmente en otros windows sin esta versión de Office)-. Lo más lógico -jejeje, aunque en este planeta la lógica es lo último que utilizamos- sería que a) tu compres un aparato computacional -hardware- b) tu decidas que sistema operativo instalarle, y c) lo consigas -comprado, regalado, prestado, en promoción con el hardware que compraste- y lo instales. Pero, hasta estas fechas, (salvo contadas excepciones que se vienen dando ya en algunos equipos Dell y pronto en otros HP) esto es impensable, y las pc’s que las personas están comprando desde febrero de este año vienen con Windows Vista precargado, lo que a) te obliga a migrar a esta nueva versión de sistema operativo sin la menor capacitación, ya no digamos voluntad, b) te expone a ser voluntariamente a fuerzas ‘conejillo de indias’ de un sistema operativo recién salido y que ya probado en las masas demostrará su fragilidad y tu ni las manos podrás meter, c) te impide “borrarle” ese precargado Windows Vista e instalarle el ya a cuatro años de su salida ‘autosuficiente’ windows xp que va por su tercer ‘service pack’ -mantenimiento general de pe a pa’, porque puedes encontrarte con que los dispositivos de tu flamante computadora no lo reconozcan. Añádele que Windows vista exige, aparte de un hardware último modelo, la instalación de las versiones más recientes y originales de la paquetería que quieras utilizar bajo riesgo de que no hacerlo sea detectado por una especie de duende rector del deber-ser que tiene integrado y te desconectará varias funcionalidades del sistema, además que no se de qué callada manera -parafraseando a Pablo Milanés- desde el cerebro Microsoft checan si tu versión es original y de no ser así le avisarán al duende ya mencionado que la haga funcionar en “versión reducida”.

Se preguntarán algunos después de haber leido el parrafo anterior, ¿cómo está eso de que puedo elegir e instalar otros sistemas operativos? ¿no me estarás hablando del MS-Dos en un disco flexible de 5 1/2, verdad? No para nada, y sí, existen otros sistemas operativos, que han recorrido su vida paralelamente y, me atrevo a decir, a la sombra de Windows. 2 son los que sobresalen. Primero te hablaré brevemente de uno de ellos, el famoso sistema operativo de Mac, que viene precisamente en las maquinas Mac y solo para usarse en ellas. O sease que Apple, compañía productora de este software hace sus propias máquinas y les instala su propio sistema operativo Mac, que hizo su aparición un año antes de Windows 1.0 (de hecho la famia de plagiador le viene a Bill Gates de la gran simil de su Windows de lo que era Mac en ese entonces). Como anécdota, en el Super Tazón de 1984 apareció en el medio tiempo un comercial para promocionarla que ha sido considerado de culto por hacer una analogía con el libro 1984 de Orwell. Volviendo al tema, el sistema operativo Mac siempre ha tenido el reconocimiento de ser robusto, pero por los costos que le implica a Apple producir ellos mismos su hardware siempre han tenido costos altos que no las hacen viables para ser adquiridas por el común de los mortales, aunque han sido muy explotadas en el ambito de la producción multimedia por su paquetería de calidad. Así que para poder considerarte del club de los diseñadores gráficos debes tener una Mac, si no, que facho. Por cierto, estás en lo correcto: Apple es precisamente la creadora de los famosos Ipod’s, así que el resto de la historia de esta empresa ya lo conoces.

Sin embargo, detrás de estos grandes moustros comerciales, y apoyados no solo en una mera competencia tecnológica sino en toda una filosofía de vida antagónica a la carrera consumista y comercial en el que se ha sumido el mundo computacional, surge el proyecto GNU, que pretendía desarrollar un sistema operativo de la robustez de Unix -el paradigma de los s.o.- pero integrado completamente por software libre y que no lo rigieran las leyes de propiedad intelectual, que fuera de libre distribución y modificación en fin del enriquecimiento del mismo; este proyecto se aglutinó en torno al nucleo de s.o. diseñado en 1991 por Linus Trovaris y que adoptó desde 1992 que salió a la vida pública el nombre de GNU/Linux o para los amigos y molestia de algunos, Linux simplemente. Esta alternativa a Windows y Mac, al ser soportada por infinidad de programadores y colaboradores alrededor del planeta logro consolidar mucha solidez técnica por la rápido que se le hacían las rectificaciones -lo que no podía resolver un programador en Australia lo resolvía un programador de Colombia- y fueron surgiendo también las alternativas libres y modificables para el común de las paqueterías que generalmente se usan en Windows y Mac, con la ‘ligera’ ventaja de ser libres de uso (llamarles ‘gratis’ honestamente es reducirlas a mercancía cuando están envueltas del trabajo desinteresado de tanta gente). Se fueron multiplicando los sistemas operativos Linux, o más bien, los ‘sabores’ del sistema operativo GNU/Linux. Me explico: al tener como principio la modificación, distintas comunidades de programadores han sido cuna de ‘distribuciones’ de Linux para diferentes usos y necesidades. Se cuentan actualmente más de 300 y siguen apareciendo, aunque hay algunas que por antiguedad, por rendimiento o funcionalidad van marcando la pauta.

Mi ‘migración’ a Linux -palabra que se ha adoptado entre los informáticos para llamarle al proceso de abandonar Windows y pasar a LInux- se enraiza en los principios izquierdistas que recorren mi sangre y que de sobra son conocidos por algunos de ustedes (o al menos por todos ustedes los que ya llegaron hasta aquí, jajaja, verdad Gaby?). Me ha causado siemple amplia repugnación el yugo al que somete Windows a los usuarios comunes -aquellos que no se pueden liberar comprando una Mac-, y el colmo para mí fue la aparición del Vista. No reniego de mi historia delante de las computadoras, que desde los 11 años que entré a un curso durante el verano a sido frente a Windows y sus sistemas operativos. Pero por otro lado, no estoy dispuesto a seguir con la cabeza baja e ingerir cuanto me obligue Microsoft a hacer. Hay un dicho que está corriendo entre la comunidad que lleva años apoyando el proyecto GNU/Linux: “Lo que no consiguió Linux por tanto tiempo lo está haciendo el Vista: llevar gente a Linux”. Con esto me refiero a que hoy en día hay distribuciones de Linux de una calidad mayor a Mac, a Windows XP y a Windows Vista, tanto en la fortaleza del sistema operativo, el repertorio de software ya disponible en estas fechas para amplia variedad de tareas, y (lo que desde su nacimiento era el punto debil de Linux) su interfaz-amigabilidad con el usuario, o sea, la ejecución sencilla de las aplicaciones. Sobresale entre ellas el proyecto Ubuntu, patrocinado por un magnate sudafricano y del que su primera versión nació en octubre del 2004, con el compromiso, cumplido hasta el momento cabalmente, de lanzar cada seis meses una revisión del sistema, que a estas fechas va en la versión 7.4 y que es la que me he instalado. Solo para que se den una idea de la ambición de este proyecto, su lema es: “Linux para seres humanos”, y entre sus principios está “que el software debe ser gratuito, que la gente debe poder usar el software en su lengua materna y debe poder hacerlo independientemente de cualquiera sean sus limitaciones; además, la gente debe ser libre de personalizar o modificar el software del modo que crea más conveniente.” Quien use Linux tiene la seguridad de estar usando un producto libre, legal, gratuito y respaldado técnicamente a nivel mundial.

Termino esta humilde apología de la libertad informática explicando brevemente en que consiste el escritorio (area de trabajo) de Ubuntu y sus ‘maravillas’ a nivel meramente estético y funcional: 1) desaparecen los ‘iconitos’ de acceso directo directo del escritorio, los acomodas minima y comodamente en una barra superior, donde también tienes los menús para las diversas funciones (se alzanza apreciar el icono de firefox); 2) a diferencia del Menú “Inicio” de Windows, donde te despliega los programas en orden de instalación o alfabéticamente, en Ubuntu y casi todas las distribuciones se agrupan por finalidad: internet, gráficos, oficina, etc, lo que hace más rápida su ubicación. 3) Hay variedad de widgets o miniaplicaciones que lo vuelven muy novedoso y que están diseñadas para acoplarse a la estética del escritorio: puedes apreciar un stiky y un reloj, encima de la famosa ‘consola’ o ‘terminal’, que es una ventana donde vía texto le ordenas algunas cosas al sistema. 4) y con ésta termino: Linux es un sistema que se caracteriza porque tanto él como su software consumen pocos recursos; aprovechando esto, puedes disponer desde 4 areas de trabajo diferentes, o sea, cuatro ‘pantallas’ o como le quieras llamar… en Windows, vas acomodando frente a ti todas las ventanas de tus aplicaciones; en Linux puedes usar 4 espacios diferentes, a los que cambias entre uno y otro con un clik en la esquina inferior de la pantalla (si eres buen observador podrás obervar unas marquitas celestes). Así que olvídate de saturar tu barra inferior de ventanas minimizadas.

Podría seguir, y seguir, y seguir y seguir. Pero por el momento es todo. Para no perder la ecuanimidad que de repente me brota ya en otra ocasión hablaré de los puntos huecos de Linux, que créeme, para estas fechas y las que están por venir no son tantos y cada vez lo serán menos. Te dejo este vínculo donde puedes ver las alternativas libres que hay en Linux para los paquetes que usas comunmente en Windows (mucho de ese software está disponible también para Windows y lo puedes usar dándote cuenta de su calidad -la joya de la corona, sin duda: Firefox). También dejo 2 links a Youtube: uno del clásico “pantallazo azul” del que ni Bill Gates se salvó, y otro a una comparación visual entre Windows Vista y Linux, simplemente impresionante. Si llegaste hasta aquí: gracias, y muy feliz día de la Independencia. Tanto informática como humana.

::::::::::::::::::::::::::

Pd1.- Ensayo surgido de mi ronco pecho con apoyo para las fechas en la Wikipedia. Ningún derecho reservado y libre para uso personal, educativo o comercial, así como para ser distribuido o modificado.

Pd2.- Un saludo a la comunidad de linuxeros del Tecnológico de Nuevo León, ¡los pinguinos más cercanos que conozco!

Anuncios

Testamento

Viendo las noticias, ayer me comentaba mamá que mi tía Licha (mamá de Santa qepd) pensaba aprovechar la campaña que empieza hoy a nivel nacional para elaborar testamentos para tramitar el suyo. El trámite, que se realiza ante los notarios públicos y que comunmente tiene un costo entre 4,000 y 6 ,7000 pesos este mes de septiembre será de $ 1,000 de honorarios para los notarios y $ 300 de gastos varios. Esta campaña lleva varios años realizándose con resultados satisfactorios, y en definitiva es de gran utilidad pues a la hora de que ya entierran a alguien se dan centa que murió intestado y vaya broncas que se arman por los bienes -de tenerlos- del difunto. Por lo tanto, es una buena oportunidad que tenemos para promover entre nuestros conocidos la existencia de la campaña, desactivar bombas a posteriori y de paso ahorrar un pesito.

Y eso en lo referente al testamento de los bienes materiales. Porque, ¿entre quienes repartiremos la esencia de lo que fuimos? Esa es una acción a realizar día con día, en cada expresión de contacto con los demás. Ojalá que la tinta con la que dejamos nuestra persona en la vida de los otros sea indeleble y más que eso, que sirva para escribir cosas agradables. Les dejo, para terminar, esta lindísima letra de Silvio Rodríguez, que cuando se pronuncia ‘testamento’ no puede dejar de venir al corazón:

Como la muerte anda en secreto
y no se sabe que mañana
yo voy a hacer mi testamento
a repetir lo que me falta
pues lo que tuve ya esta hecho
ya está abrigado, ya está en casa
yo voy a hacer mi testamento
para cerrar cuentas soñadas.

Le debo una canción a la sonrisa
a la sonrisa de manantial, esa que salta
le debo una canción a toda prisa
para que quede que estuvo cerca, agazapada.

Le debo una canción a lo que supe
a lo que supe y no pudo ser más que silencio
le debo una canción, una que ocupe
la cantidad de mordaza, amor de un juramento.

Les debo una canción a los pecados
a los pecados que no gasté, los que no pude
les debo una canción no como hermano
solo de sal que al delectador también alude.

Le debo una canción a la mentira
a la mentira pequeña, frágil, casi salva
le debo una canción endurecida
una canción asesina, bruta, sanguinaria.

Le debo una canción al oportuno
al oportuno mutilador de cuanta ala
le debo una canción de tono oscuro
que lo encadene a vagar su eterna madrugada.

Les debo una canción a las fronteras
a las fronteras humanas, no a las del misterio
les debo una canción tan poco nueva
como la voz mas elemental de los colegios.

Le debo una canción al compañero
al compañero de riesgo, al de la victoria
le debo una canción de canto nuevo
una bandera común que vuela con la historia.

Le debo una canción, una a la muerte
una a la muerte voraz que se comerá a tantos
le debo una canción en que hunda el diente
y luego esparza con la explosión fuegos del canto.

Le debo una canción a lo imposible
a la mujer, a la estrella, al sueño que nos lanza
le debo una canción indescriptible
como una vela inflamada en viento de esperanza.

14 horas y 33 minutos han transcurrido de esto que es ya la 2a mitad del año; más de 52,000 laditos del corazón involucrados (bueno, algunos llevan más, ¿verdad cecy?) en este proceso de vivir, y como se han empleado los otros 31 millones 536 mil latidos requeridos para estar vivos la 1a mitad de este 2007 ha sido decisión de cada quien, pero como siempre, dentro de lo cíclica que es la vida según consideraban los filósofos del medievo, tenemos de nuevo la oportunidad de un nuevo comienzo, de un nuevo resurgir, de un nuevo reinventarnos y empujarnos en esta existencia a la cual si no le pone cada uno su sabor propio, termina sabiéndote a nada. En fin, ejemplos sobran y si por un lado cada cabeza es un mundo, por otro, no somos islas y muy válido es aprender de las experiencias de los demás para enriquecernos. Así que abierto -sin albur, sin albur- al enriquecimiento ajeno, ¡bienvenido 2007 II!

Y este 2007 II me amaneció chapulineando por algunas páginas enterándome de los chismecillos regios del área de espectáculos y tutifruti; total, el caso es que di con una nota de una blogera también aquí de wordpress, Francis López, donde ‘criticaba’ el espacio en blog que le habían abierto a mi amigo Heliodoro Hinojosa en Milenio.com. Bueno, contextualizando, Lolo, como de cariño le han dicho y decimos quienes le conocemos, fue compañero mío en la prepa 15 Florida, en 3o y 4o semestre, si bien, convivimos poco pues el era del grupito de memo y mayin, y yo del de argumedo y zapatita (que pa’ variar hasta donde se tambien trabaja en canal 12). El chavo estudió Ciencias de la Comunicación, y por amistad con Willy Gzz, que iba un año adelante de nosotros cuando estudiamos prepa y ya estaba enrolado en el 12, entró a este canal al área de deportes; con el tiempo se acopló en el equipo de Ernesto Chavana y ha participado con él en Superclásico y Las Noches del Futbol, esto ya desde el 2002, así que por perseverancia no queda. Y si bien en su carrera como comentarista deportivo medio se ha estancado, pues el grupo de Don Robert ha privilegiado a otros -comenzando por el baquetón de su hijo- ahi la lleva Lolo, apareciendo en la RG con el mismo Willy en el programa de las 12 del día y en los programas de tv ya mencionados. Ahora en mayo lo invité al colegio para que nos ayudara a animar un concurso en el festival cultural de la prepa, un día antes le llamo para confirmar, y resulta que esa mañana lo habían mandado a Guadalajara a reportar la liguilla, ya que ese fin de semana jugarían allá los Tigres vs Chivas. Por lo tanto, chamba y oportunidades no le faltan y considero tiene buena presencia en los medios.

El caso es que… como comentaba líneas arriba, el lunes 25 del mes pasado, habrá sido iniciativa de él o requerimiento de la empresa, el chico éste abrió su espacio blog en Milenio.com con el título: “Más allá de las Lolo Notas”. Ya de entrada el título deja mucho que desear -bueno, otros blogs compañeros del mismo periódicos se llaman ‘Neteando con Fernanda’ y ‘Jack con Cola’, así que tampoco es que se desborde la creatividad-. Y pasando a las primeras líneas, las que podríamos considerar claves para enganchar al futuro lector y animarle a continuar no sólo esa lectura sino sucesivas -esa es la dinámica de los blogs-, nos encontramos con el segundo gran error: la indefinición. Copio textual: “Agradezco a milenio.com la oportunidad que me da para comunicarme y poder conversar directamente y poder aclarar todas sus dudas. Por este medio podrán saber las cosas más a fondo y sí porque hay muchas cosas que no se pueden decir del todo… A todos les digo que tendremos la libertad de saber más de nosotros, de antemano por este medio aseguro que podré contestar todo acerca de las inquietudes que tengan.” ¡Por favor, amigo! Lógico es recibir entre los comentarios, escritos de esta índole:

Quien mato a Colosio?

Donde estan los reporteros de TV Azteca Noreste, que ya todos olvidaron?

Di la verdadera causa del porque salio Mario Gamez de Multimedios?

¿DE QUE SE TRATO TU BLOG?

Y el tercer error, y creo que es el que más puede pesar, es la falta de continuidad. Aquí obviamente que soy el menos indicado para tirar piedras, pero bueno, yo no cuento con el escaparate de milenio.com -que aclaro, tampoco es reuters y, no pasa nada, nuestro micromundo regio y el micromicromundo de Milenio puede estar comiéndose a Lolo, pero no pasa nada, el mundo sigue girando a la misma velocidad y en el mismo sentido-. Esperemos que mañana lunes, a una semana del primer post, aparezca de nuevo algún artículo, aterrizado y concreto, sobre lo que quieras, Lolo, pero aterrizado y concreto. Y por lo pronto, yo también hago votos porque me acompañe la escurridiza diosa de la continuidad lo que resta de este 2007. Amén.

amigos.jpg

Córtale!

Aprovecho que se suben unas fotos del colegio a la página para escribir estas líneas. Pasan de la 1 de la mañana, estáran Los Simpons en la pantalla hasta las 2:30am, y lo más probable es que me acompañen. Se aprietan las fechas de las graduaciones y las fiestas de las graduaciones y hay que sacar los videitos graciosos. Y los no graciosos también: aquellos que tendrán por misión recordarle al alumno graduado que “éste será siempre tu colegio”. Esto me hace recordar mi siempre colegio Juan Pablo II, donde me eduqué por 10 años y que por 27 mantuvo sus paredes -desde que las tuvo-, de crema y rojo; ese fue siempre mi colegio. A una mente ingeniosa en recientes fechas se le ocurrió pintar tales paredes de crema y celeste. No en balde dice el padre Poncho Diez de Sollano: “Dios nos libre de los pendejos con iniciativa”.

Ayer en el mundo entero se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente. Hace una hora aproximadamente, viendo el programa Punto de Partida de Denis Maecker, hacía ella la reflexión de que les parece muy fácil a los ahora países desarrollados y de 1er mundo, que explotando la naturaleza por más de un siglo obtuvieron el status del que ahora gozan, exigir a los de 3er mundo que apliquen tecnologías anticontaminantes que obviamente les será inposible aplicar, en vez de colaborar con ellos para que sea equitativa la lucha por la recuperación de nuestro planeta. Hablaban también de las aguas, su presente y su futuro, y dando espacio a la participación de algunos invitados -el programa se desarrolló dentro del evento de comunicación (sic) ‘Espacio 2007’ desde Guadalajara- uno de los chavos le preguntaba a uno de los ponentes que medidas se pueden tomar ahora para garantizar el abasto y calidad de agua para las generaciones dentro de 100 y 200 años de nuestro país, a lo que intervino con su peculiar estilo Denis diciendo: “Ya nos conformaremos con garantizarlo para los próximos 25 años”, y… desafortunadamente tiene razón; si las guerras en el pasado fueron por territorios, actualmente están siendo por petroleo, en un futuro no muy lejano serán por el vital líquido. De la cultura del agua que vayamos desarrollando en estos inmediatos años entre las recientes generaciones se puede esperar un futuro no tan amenazador.

Y, entonces, ¿así en cortito qué? Pues córtale!, como rezaba uno de los promocionales de ahorro del agua aquí en Monterrey. Lavar el carro con tina y no a manguerazos, cerrarle a la llave mientras nos enjabonamos, lavamos los dientes o las manos, remojar la vasijas, luego pasarles jabón -con el agua cerrada- y ya con un chorrín enjuagarlas, no verter tóxicos como gasolina o aceites en el drenaje, corregir llaves y lavabos que goteen, juntar el agua de lluvia para regar… Si bien no remediaremos el problema global, pondremos nuestro cachito y podremos dar buentas al dios Tlaloc el día del juicio.

¡GRACIAS!

5:31 de la mañana y no encuentro que titulo ponerle a este post; para no morir en el intento comienzo a escribir sin saber a bien quien estará tomándose posteriormente el tiempo para leer estas líneas. Sin embargo los dedos que las escriben, los brazos que los acompañan y la mente que los coordina sienten alegría al ver aparecer en el monitor una “l” y una “e” y una “p” y así, letra por letra, sílaba por sílaba, oración por oración y redactando algo al menos leíble. Si llegas al final será un buen indicio de esto último. Y si no, puedo descartarme de tu lista de escritores favoritos.

En distintos tiempos y de distintos modos, sobre todo a partir de mi ‘volver a casa’ después de un ajetreo de 3 años por algunas ciudades de la república -Tlaquepaque, León, Chapala, México D.F.- he puesto empeño en externarle a otros, que digo otros, en externarles a ustedes mis amigos los gajes y vivencias con las que me topo eventualmente. Definitivamente, y a más de 3 les ha de constar (de hecho, si Catón puede fiarse de sus 4 lectores, yo puedo fiarme de mis 3 incondicionales) que la perseverancia no es lo que más se me da, lo que más me brote, más no por ello sucumbo en el intento, por enésima vez, de intentar un nuevo comienzo con ustedes. Si la motivación intrínseca existe, por estas fechas estoy muy lleno de ella para escribir, y sin poder traicionar mis arcaicos impulsos de buscar los momentos oportunos para las cosas bellas que quiero vivir, que lindo este 1er día del mes, este domingo, y no cualquiera, domingo en el que hace 2000 años unos cuantos evidenciaron la entrada de un nazareno a Jerusalén, para comenzar a hacerlo.

Y respondiéndome al “¿dónde pongo lo hallado?” de cada día, podrás encontrar aquí desde una reflexión moral, política, literaria, existencial, agnóstica, creyente, en la cual si algo habrá es empeño por ser transparente y evitar mojigaterías non-gratas para estas fechas ya no digamos del mundo, sino mías. Porque sinceramente los años no pasan en balde y más que un lamento lo anterior lo comento por la imperiosidad de darle calidad a los días que vamos pasando en este planeta, hacer que valga la pena la existencia del amor, la paz, la sencillez, el esfuerzo, la música, las artes, la amistad.

Me detengo a pensar como viviré este domingo: que palmas quiero levantar, con que ramos quiero biendecir el nombre de Jesús. No me detengo a pensar si lo quiero hacer, porque ¡lo quiero hacer! Si Jesús está mi padre, en mi madre, en mis hermanos, en los más pequeños, en ellos quiero vertir hoy mi alabanza, mi bendición, en estos Jesús que me asean, que me llevan a la escuela, que me acercan el alimento, que se hacen de la paciencia para no ir delante de mí, ni atrás de mí, sino junto a mí con la vida que tengo. Gracias papá, gracias mámá, gracias lizeth, Juan Luis, Leonel, Ángela, Karla. Que hoy sea miel mi palabra para sus oidos, para su corazón, para sus vidas, mi oración de hoy es para ustedes primordialmente por ser los Jesús que reciben mi alabanza, mi júbilo, y también ser los Jesús que acompañan mi tristeza, mi llanto a veces, mi mezquindad.

Y, para tí, si lees esto, si llegó a tu cuenta un mail invitándote a leer de vez en vez este espacio, tengo mi palabra final de este lapsus literario: GRACIAS. Bendito seas. Algo has hecho, y tu lo sabes, porque seamos amigos, conocidos, o algo parecido, como le quieras definir. No tengo como hacerte llegar una sonrisa, pero si tengo como decirte que eres importante en mi vida.  Desbordando de poca humildad, que estas líneas sean el abrazo con el que agradezco lo que nos une.

A las 6:02 am ya se que titulo ponerle al post: ¡GRACIAS!

  familia

mis padres y yo en Acapulco, el pasado febrero…